Bienvenido, cualquier duda o consulta no dudes en contactarnos a nuestro WhatsApp o teléfono: (+56 9) 8248 5584

7 errores comunes a la hora de hacer dieta.

sebacavallo Sebastián Cavallo 05 Junio 2013 0 comentarios

7 errores comunes a la hora de hacer dieta.

El proceso de quemar grasa del cuerpo es un lento y largo viaje, que puede tardar aún más mediante errores comunes en nuestras dietas. Aprende de los errores de muchos, evítalos y podrás alcanzar tus objetivos antes de lo que crees.

1. Comprar alimentos “libres de grasa”.

Si te encuentras con alimentos rotulados con frases como “libre de grasa”, “libre de azúcar” o “de dieta”, arroja el envase y corre en la dirección contraria. Mucha gente asume al leer los rotulados que lo que compran debe ser saludable. La realidad es muy distinta.

Cuando las compañías de alimentos remueven un nutriente como la grasa, deben agregar algo para suplir su consistencia o sabor. Estos aditivos generalmente tienen una serie de químicos impronunciables, carbohidratos refinados y en algunos casos más azúcar de la conveniente.

Estos ingredientes químicos pueden ser perjudiciales para tu objetivo de pérdida de grasa. Mantente lejos de los alimentos procesados, envasados y comidas pre hechas. Limítate a la comida fresca y saludable con mínimos ingredientes.

2. No comer lo suficiente.

Si quieres perder grasa, el primer paso lógico sería disminuir la ingesta calórica. A menor número de calorías, más grasa quemada. Este es el tradicional error en el que incurren millones de personas en sus dietas. Si bien puede funcionar por un breve periodo de tiempo, tu metabolismo comenzará a alentarse eventualmente disminuyéndolo cada vez más.

Como si no fuera poco, cuando tu ingesta calórica es demasiado baja, tu cuerpo comienza a utilizar el músculo como combustible, un proceso conocido como catabolismo. Si sucede, puede aumentar el daño producido a tu objetivo de quemar grasa. Más comida es algo bueno. Si reduces tus calorías por mucho tiempo, no verás resultados.

3. Irse a los extremos.

Este mundo es de todo o nada. Para mucha gente, su dieta no es una excepción. Existen muchos mitos en torno a la alimentación, la mayoría siendo extremos. ¿Qué paso con los puntos medios? Los extremos no conducen a nada más que el punto de partida.

Si tu proceso es un cambio de mentalidad de largo plazo, como debiera ser, debes recordar que balance y moderación son la clave del éxito. La sugerencia es, comienza en el medio. Quita o añade, y encuentra el balance perfecto para ti.

4. La esperanza de la más reciente dieta.

Si has probado todas las dietas existentes, incluso las de los nombres más extraño, debes prestar atención. La falsa publicidad de estas dietas intenta atraerte presentando el último estudio, y mostrando una serie de ejemplos exitosos. Generalmente estas dietas funcionan; pero solo por un breve periodo de tiempo. Cuando vuelves a tu vida normal, todo se acaba. La mayoría de éstas son poco saludables, extremas y no debieran hacerse por un extenso periodo. No hagas nada que no harías por el resto de tu vida. La alimentación saludable debería ser un cambio de vida, por lo que si no te ves comiendo sólo manzanas por el resto de tu vida aléjate de las dietas extremas.

5. Salirse de la dieta durante el fin de semana.

Todos hemos sido culpables de esto alguna vez. Una comida dónde engañemos nuestra dieta está bien, incluso puede ser sano para la mente y el cuerpo. Pero si es constantemente hecho fin de semana tras fin de semana, y te escapas a las 11 de la noche hay un problema.

Llenar tu estomago con todo lo que no pudiste comer durante la semana no solo hará más lento tu proceso, sino que puede detenerlo. A veces puede incluso revertir por aquello que trabajaste tan duro. Dependiendo de tus objetivos y progreso, una salida incluso dos a la semana o al mes está bien. Vuelve a comer tus alimentos saludables lo antes posibles. No permitas que una salida se transforme en un fin de semana de descontrol.

6. Ignorar lo que tu cuerpo te dice.

Créelo o no, tenemos hormonas que regulan funciones, diciéndonos cuando estamos hambrientos y cuando debemos dejar de comer. Cuando dejamos de escuchar estas señalas y seguimos comiendo al estar llenos, pasándonos al límite de la gula, los problemas como la obesidad suceden.

Por el contrario, comer en una agenda inflexible y rigurosa también afecta estas señales hormonales. Muchas veces, nos encontramos comiendo exactamente 300 calorías cada tres horas, olvidando lo que nuestro cuerpo dice. Si bien puede parecer una práctica saludable, muchas veces cabe detenerse por un minuto y preguntarse, ¿Cuándo fue la última vez que escuchamos las señales de nuestro cuerpo?

7. Olvidarse de vivir la vida.

¿Te obsesiona saber cuántos gramos de brócoli consumiste hoy? ¿Comes tilapia y espárragos al menos cuatro veces al día? ¿Entras en pánico si comiste 15 minutos después de lo presupuestado? Si es así, quizás es tiempo de detenerse, bajar el ritmo y respirar. No dejes que tus objetivos se transformen en una obsesión poco saludable.

Llama a las comidas por su nombre, sale con tus amigos, come un pedazo de chocolate; escucha lo que tu cuerpo te dice. Relájate y pásalo bien. No olvides vivir tu vida. 

¡Comparte!

Comentarios (0)

Se el primero en dar su opinión.

Danos tu opinión

Porfavor loggese al sitio, y podrá hacer su comentario.